sábado, 10 de mayo de 2014

La huida del hombre blanco

Tras su llegada y establecimiento en la parte este de lo que hoy se conoce como Estados Unidos, cientos de miles de colonos europeos se dieron a la tarea de reconocer y dominar la zona oeste del nuevo país. Luego de que en 1803 Napoleón vendiera a los estadounidenses los estados de Montana, Idaho y Colorado en 15 millones de dólares en una venta conocida como Louisiana Parchase, el presidente Thomas Jefferson encargó a los expedicionarios Meriwether Lewis y William Clark explorar la zona hacia el año 1805. Estos, junto con otros 33 hombres, se enfilaron hacia el oeste para reconocer y trazar mapas del área que sabían estaba dominada por los indios. La empresa -llamada Lewis and Clark Expedition— logró, además de su cometido, descubrir yacimientos de oro y un enorme mercado de la piel de castor, lo que atrajo a nuevos aventureros y vendedores de piel que se adentraron en las montañas Rocallosas.
 Uno de ellos era John Colter, quien fue capturado por los pieles rojas mientras perseguía castores en el río Missouri. Luego de ser detenido, lo golpearon y despojaron de su ropa. De acuerdo con el documento Journals of Lewis and Clark Expedition, los nativos no quisieron matarlo de inmediato, sino antes divertirse un poco con él, por lo que organizaron una cacería humana; así le concedieron una ventaja de unos cien metros y comenzaron a perseguirlo. Corrió descalzo ocho kilómetros y nadó varios cientos de metros para refugiarse en una madriguera de castor y despistar a los indios. En ese lugar pasó la noche y a la mañana siguiente escaló una montaña y caminó durante once días alimentándose da raíces, hasta llegar al fuerte más cercano, exhausto pero vivo.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...